Superhéroes en LinkedIn

LinledIn es la primera red social profesional del planeta, con unos doscientos millones de usuarios en todo el mundo, casi tres millones en España.  Esta plataforma aprovecha todas las potencialidades de los medios sociales para favorecer el denominado networking, es decir, la gestión efectiva de los contactos con el objetivo de mejorar la proyección profesional. A través de LinkedIn puedes mantener una agenda actualizada de contactos, recibir información de los sectores que más te interesan, acceder a ofertas de trabajo, compartir información con tus colegas o exponer tu currículum al resto de los usuarios.  Tu currículum, es decir, el conjunto de información que explica quién eres profesionalmente y que incluye desde la exposición de tus méritos académicos a tu fotografía.

Pues bien, a juzgar por lo que encontramos en esta red social profesional, muchos usuarios no son conscientes de la relevancia de ese enorme anuncio de la marca personal que constituye nuestro currículum de LinkedIn. Y esta falta de cuidado resulta especialmente significativa en las imágenes que acompañan determinados perfiles profesionales.

Un somero repaso por las fotos de los usuarios de LinkedIn nos ofrece un catálogo de prototipos que podríamos asimilar a las sagas de superhéroes clásicos, como los de la factoría Marvel. Destacan por su prevalencia las Wedding women o los Cocktail men, mujeres y hombres que aprovechan una imagen capturada en algún acontecimiento social y en la que aparecen con elegantes tocados, joyas ostentosas o trajes absolutamente incompatibles con la actividad profesional.

Junto a ellos, encontramos a los marathon men, que -quien sabe con qué oscuras intenciones- incorporan a su perfil de LinkedIn una imagen de sus hazañas deportivas, algo que podría ser incluso adecuado para un entrenador personal, pero que queda absolutamente fuera de lugar para alguien que se presenta como experto en marketing digital, por poner un ejemplo. Otros superhéroes de LinkedIn son el hombre-marca, que incluye el logo de su empresa en su perfil personal; o la computer woman, que se caracteriza porque ceder a su ordenador o su dispositivo móvil todo el protagonismo de la foto.

Sin embargo, estos prototipos no son ni mucho menos los peores ejemplos de gestión de la marca personal de LinkedIn. Los más infaustos son, sin duda, los hombres y mujeres invisibles, aquellos que no se molestan en colocar ninguna imagen en su perfil social. Ponte por un momento en el papel de un empleador. ¿Realmente contratarías a alguien que abre un perfil en una red social profesional y luego no se molesta en añadir una foto?

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s