No podéis entrar (malditos cotillas)

Seeing My World Through a Keyhole by Kate Ter Haar (CC BY)

No. Esta entrada no aborda el gravísimo problema de la restricción del acceso a los locales de moda un sábado por la noche. Ya saben. El fenómeno sociológico del portero de discoteca que permite o prohíbe el acceso fundamentándose en argumentos tan trascendentes como el color de un par de calcetines. En este blog hablamos de comunicación, una cosa muy seria. Muy alejada del ambiente gansteril y facineroso de los bajos fondos. La comunicación es una actividad constitucionalmente consagrada sobre la que se ha cimentado el Estado de Derecho y que garantiza… bla, bla, bla, bla. Bla.

Eso es lo que determinados responsables políticos creen que hacen los periodistas. Más alto o más bajito, pero bla, al fin y al cabo.  Por eso pueden erigirse en porteros de discoteca para permitir o prohibir el acceso de los periodistas a una rueda de prensa en función de espurios intereses políticos o de simple incomodidad. “Sólo gráficos”, indican en sus profilácticas convocatorias de prensa. Una frase, “sólo gráficos”, con un claro mensaje subyacente: ¡No podéis entrar, malditos cotillas! El denigrante “sólo gráficos” es una coletilla cada vez más frecuente en las convocatorias informativas de distintas administraciones públicas.

A sus responsables habría que recordarles que el derecho a la información es un derecho fundamental, reconocido en el artículo 19 de la Declaración Universal de los Derechos Humanos y, en España, en el 20 de la Constitución. Y el derecho a la información no es una prerrogativa de los periodistas, esos malditos cotillas, sino de los ciudadanos.  Los ciudadanos son el sujeto universal de este derecho fundamental, sus beneficiarios. En este proceso, al periodista le corresponde un doble papel. A su condición de sujeto universal del derecho a la información -en tanto que ser humano-, añade su capacitación para el ejercicio de la actividad informativa.

Este sagrado deber es el que justifica su presencia en cualquier convocatoria de interés público. No se engañen, señores responsables políticos. Muchos informadores preferirían estar en su casa leyendo un buen libro antes que escuchar sus mensajes, prescindibles en la mayoría de las ocasiones. Pero todavía hay muchos periodistas que sienten un deber moral con la profesión y valoran su papel como garantes del sagrado derecho a la información de los ciudadanos. No son unos malditos cotillas. Sólo son profesionales. De una de las más dignas profesiones.


 

Imagen Seeing My World Through a Keyhole by Kate Ter Haar (CC BY)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s